Saltar al contenido

Vitrocerámica o inducción. ¿Cuál es la diferencia entre las placas vitrocerámicas y de inducción?

A simple vista, las placas vitrocerámicas (vitrocerámicas eléctricas) y las placas de inducción (vitrocerámicas de inducción), son prácticamente iguales. Entonces, ¿por qué son las placas de inducción bastante más caras? En la siguiente guía te vamos a explicar las similitudes, las diferencias y las ventajas y desventajas de cada tipo de placa para que puedas decidir cuál es la más adecuada para cubrir tus necesidades.

Similitudes de las placas vitrocerámicas y las placas de inducción

La primera similitud entre las dos placas es la estética; las dos placas tienen un acabado de vidrio cerámico que hace que sean tan fáciles de limpiar, debido a la superficie lisa. Además, normalmente todas las placas vitrocerámicas, tanto las eléctricas como las de inducción, tienen unas características de seguridad que sin duda son un extra si tienes niños en casa. Entre estas características, podemos encontrar desde indicadores de calor cuando la zona está caliente a bloqueos que impiden que la placa entre en funcionamiento hasta que se pulsa la combinación correcta de de botones.

En tercer lugar, los dos necesitan una instalación eléctrica, aunque la mayoría de las marcas hoy en día tienen sistemas de instalación fácil que hacen que cualquier persona pueda instalarlas sin la ayuda de ningún profesional.

Un factor a tener en cuenta para elegir entre vitrocerámicas eléctricas o de inducción: el precio

Las placas vitrocerámicas eléctricas son más baratas que las de inducción, por lo que son la mejor opción para las personas que tienen un presupuesto ajustado. Además, hay un montón de opciones distintas de estilos y tamaños para adaptarse a cualquier cocina.

En cuanto a la rapidez a la hora de calentar, son un poco más lentas que las de inducción, aunque no supone un problema a la hora de cocinar.

Otra gran ventaja económica es que puedes utilizar cualquier sartén o cazuela para cocinar en placas vitrocerámicas eléctricas, mientras que las placas de inducción necesitan un menaje especial para utilizarlos. Vas a necesitar menaje de hierro para que el campo magnético funcione y la placa se caliente.

Ventajas de las placas de inducción

Las placas de inducción son nuestras placas favoritas. Y es que son fáciles de limpiar, y dan a la encimera de la cocina un aspecto aerodinámico e ininterrumpido, con la misma potencia y control que puede ofrecer una cocina de gas.

La tecnología con la que funcionan las placas de inducción es totalmente diferente a la vitrocerámica eléctrica. Y es que las placas de inducción utilizan el magentismo para calentar la cazuela o la sartén directamente, sin calentar la placa. ¡Esto significa que la comida se calienta a una velocidad muy superior y que el agua puede hervir también mucho más rápido que un hervido!

Debido a esta tecnología, y al calentar solamente la sartén, energéticamente es mucho más eficiente, y además es una opción muy segura, ya que esto minimiza el riesgo de sufrir quemaduras durante y después de cocinar. Esto se ha demostrado muchas veces cortando una sartén por la mitad, y viendo cómo la sartén se calienta rápidamente mientras que la placa se mantiene fría. Esto se puede observar en el siguiente gif:

Como ya hemos mencionado anteriormente, las placas de inducción solamente funcionan con menaje de material ferroso, por lo que es probable que tengas que comprar cazuelas y sartenes nuevas. Y esto suele serlo que echa para atrás a mucha gente. Sin embargo, puede que tus sartenes y cazuelas actuales sean de material ferroso y sirvan para las placas de inducción. Una prueba rápida para saber si te van a servir para las placas de inducción, es probar si un imán se pega a la parte inferior de tus cazuelas y sartenes. Si lo hace, ese menaje funcionará en las placas de inducción.

Unas placas de inducción muy populares y efectivas son las placas de inducción sin zonas, que son conocidas también como FlexInduction o Inducción Flex. Éstas son unas placas increíblemente versátiles y permiten el uso de diferentes accesorios de cocina para cocinar de distintas maneras. En vez de tener un número de zonas de cocción asignadas, puedes colocar cualquier menaje (cazuelas de inducción, yakis teppan, planchas o hervidores, entre otros) en cualquier lugar de la superficie de la placa.

Esto le proporciona la máxima flexibilidad, ya que la placa detecta automáticamente la bandeja en la superficie y calienta las bobinas de inducción individuales según corresponda. Esto significa que puedes colocar cualquier menaje de cualquier tamaño en cualquier lugar, sin tener que andar haciendo malabares.

Las placas de inducción de calidad suelen tener unos controles de temperatura fantásticos, lo que significa que se puede cambiar y ajustar el nivel de calor con mucha delicadeza, de la misma manera que se hace con una cocina de gas.

A pesar de que las placas de inducción son generalmente más caras que sus equivalentes eléctricos, a menudo es posible recuperar el dinero con la energía ahorrada durante su vida útil. Además, han bajado mucho de precio desde que se introdujeron por primera vez en el mercado. Hoy en día hay placas de inducción que puedes encontrar por menos de 200 euros, aunque las placas de inducción más grandes, de calidad y sin zonas pueden incluso llegar a costar alrededor de 800-1000 euros.

Conclusión final: ¿vitrocerámica o inducción?

Después de ver las ventajas y desventajas de las placas, ha quedado claro que nuestras placas favoritas son las de inducción. Sin embargo, la respuesta a esta pregunta se debe hacer en función del presupuesto o el rendimiento de la placa.

Si te gusta mucho cocinar y vas a utilizar mucho la placa, seguramente valga la pena gastar un poco más para obtener un mejor producto con un mayor rendimiento y eficiencia energética, que te permitirá ahorrar en tu factura eléctrica. En este caso, las placas vitrocerámicas de inducción serán tu mejor elección.

Sin embargo, si tienes un presupuesto ajustado, y solo necesitas una vitrocerámica para cocinar sin grandes pretensiones, una placa vitrocerámica va a ser una excelente opción para tí.

¿Ya has decidido cuál es tu placa vitrocerámica ideal?¡Esperamos que este artículo te haya sido útil!